La arcilla me transporta a un espacio sin preocupaciones donde no existen las horas y solo hay calma